Blogia
MonicaPedrayes

Zapata

Zapata

Hartazgo, cansancio y hastío es lo que me produce ver la ceguera crónica que padecemos los seres humanos cuando hablamos de temas tales como los derechos humanos, la igualdad, la libertad etc. La mayoría de las personas dicen estar a favor de estos derechos pero luego justifican la barbarie del medio por el fin.

Los derechos humanos no son patrimonio de la derecha o de la izquierda, ya estoy cansada de ver como los de la derecha justifican dictaduras como la de Pinochet alegando que mejoró el país en términos económicos y los de la izquierda justificamos la revolución cubana aunque lleve 50 años perpetuada en el poder sin dar paso a la democracia y a la libertad.

Nuestra generosidad debía ser algo mayor y las reglas de juego que aceptamos para la defensa de nuestra causa, las deberíamos dar como buenas si las usa el contrario. Tenemos derecho a tener diferencias de opinión, a pertenecer a distintos signos políticos etc., a lo que no tenemos derecho es a saltarnos los  mínimos que nosotros mismos hemos establecido en la declaración universal de los derechos humanos y pretender que el de enfrente no se los salte.

Si las dictaduras son buenas lo son las de derecha e izquierda, si hemos acordado que son malas lo son las de derecha e izquierda y no vale ninguna dilación ni ninguna tibieza a la hora de expresarse de manera contundente contra ellas, si tan buenos son los regímenes políticos dictatoriales de uno y otro lado, si tan seguros estamos de sus bondades, que miedo podemos tener entonces a que den un paso firme hacia la democracia y  se sometan a la opinión popular es decir a votación, estoy segura que si el pueblo se ha sentido protegido, libre y respetado les dará la aprobación y si no lo hacen es que todos esos argumentos defendiendo ese régimen totalitario no se ajustaba a la verdad, ni a la realidad padecida por su pueblo.

No creo en la intervención militar de otros paises para forzar los cambios de gobierno en ningún lugar del mundo, la transformación debe realizarse desde el propio pueblo solo así será sólida y duradera en el tiempo, no creo en cosas como el embargo internacional al pueblo cubano ya que con esas medidas solo hacen padecer al más débil, al que no tiene la culpa de nada y además porque esos mismos embargos no se aplican en otros regímenes políticos dictatoriales de países con los que nos interesa estar bien, es decir no creo que casi ninguna intervención militar de las que nos han vendido como humanitarias sean reales, en todas hemos buscado el petróleo o los intereses económicos, pero igual que digo esto, también digo que ya vale de equilibrios políticos a la hora de expresarse contundentemente contra lo que está mal. Los pueblos deben cambiar por si mismos pero nosotros les debemos ayudar con nuestra claridad de ideas, con nuestra expresión y haciéndoles ver que al menos los entendemos

Murió Zapata, y lo hizo por defender su ideal, por creer que su pueblo era digno de vivir con más libertad, por creer que la declaración universal de los derechos humanos también debería aplicarse en su Cuba natal. Zapata entregó su vida por defender esta causa y yo como persona activa y de izquierdas pido que se respete su lucha, que no se sea tibio a la hora de condenar lo que allí pasa, que no nos pongamos el antifaz de nuestro ideal político, ya que nuestro ideal debería ser mas elevado y alcanzarse de manera justa.

Zapata murió y yo que no soy nadie pido una condena firme de la derecha y la izquierda de todo el mundo, al igual que la pido cuando atacan a la población civil de Palestina, Irak, o ahorcan a los homosexuales en Irán

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres